Quiero publicar un libro




En Editorial Cultiva Libros valoramos el libro y asumimos el diseño, la maquetación, corrección de las pruebas, gestiones legales (ISBN…), edición, difusión y posible distribución y venta del mismo. Nuestro portafolio de servicios y posibilidades de edición abarca cualquier tipo de publicación, libro o revista. Todos los acabados de la industria con la mejor garantía de servicio.

HE terminado mi libro,  una obra en la que llevo trabajando semanas, meses, es muy posible que años. Le he ganado la batalla al tiempo, pese a que el tiempo se ha llevado jirones de mi vida y el esfuerzo me ha dejado sus marcas en mi rostro. Pero mereció la pena: mis manos portan el peso de cuatrocientos veinticinco folios, el resumen de una historia que a mí me pareció digna de ser escrita. También a mis amigos más cercanos. Pues bien, aquí la tengo. Este tesoro mío: mi novela.

Así piensa el autor, un profesional medio que ha ido robando horas al sueño y ha escrito su opera prima, su gran tesoro de la que se siente sumamente orgulloso. En ese momento, un montón de agradables sensaciones se te pasan por la cabeza; te ves en los escaparates de las principales librerías de España, quizás del mundo. Sueñas. Tienes todo el derecho, cuesta tan poco soñar...

publicaComienza una nueva aventura, la más decisiva: que lean tu novela. Vas al copista y te haces con una veintena de copias de tu manuscrito. Comienzas a percatarte que la aventura no va a resultar barata. Hay que añadir sellos, sobres y los envíos de los manuscritos por correo Sigues feliz, porque estás imaginando que el mamotreto adquiera una bella forma, una estructura radiante a ojos vista del lector, tu comprador. Pero eso ahora queda lejos, falta un proceso vital: que tu manuscrito llegue a las manos de un editor o de una persona cercana o amiga del editor, esa persona que pueda llevar a una imprenta tu manuscrito.

Si decides enviar un manuscrito no solicitado a una editorial para proponer la publicación, tienes que tener en cuenta que se reciben varios miles al año. Así que es importante que el manuscrito que envías cumpla algunas sencillas condiciones:

Que la copia sea legible: no hay unas condiciones concretas, pero conviene que la letra no sea muy pequeña, que el interlineado permita una buena lectura, con unos márgenes correctos, etc. No hace falta que te compliques mucho: una Times New Roman o una Arial a 11 puntos y con espacio y medio de interlineado es un formato clásico por algo. Haz que el título y el aspecto general sea atrayente: es la tarjeta de visita de tu manuscrito, lo primero que se ve de él. Seguro que tu preferencia se centra en que aparezca atractivo.

Si quieres mandar una carta de presentación, hazlo. Es conveniente. Pero cuidado, no te extiendas más de lo necesario. Te aconsejo que sea algo breve y muy claro: explica quién eres y qué estás mandando (una novela de amor, un thriller, una novela histórica). No hace falta mucho más.

 

Mucha gente incluye al principio una sinopsis de la obra, en pocas líneas, para que el lector se haga una idea. Tampoco estorba, aunque no es imprescindible. No te olvides de poner tu nombre y apellidos y una forma de contacto en el propio manuscrito (la carta se puede perder, una tarjetita también).

Misión cumplida. Ahora, te queda esperar, desconectar un poco de tu novela, que ella haga lo necesario para que obtengas una respuesta positiva. Tu trabajo, ya está hecho.

Pero el tiempo transcurre con una lentitud plomiza y desesperante. Te dices que desconectes. Intentas hacerlo, pero te resulta difícil dejar la mente en blanco. Te invade la prisa, esas ganas desatadas y locas que sientes por ver "hecho carne" tu proyecto literario, incluso juegas con el diseño de la portada: si será una fotografía, si un dibujo abstracto, si estaría bien un color sombrío y fuerte, si sería más adecuado un tono más opaco. Mil vueltas a una misma idea, como una noria que no se para, aunque en realidad no tienes ganas de que se pare, al menos hasta que llegue una noticia. Pero esa noticia no termina de llegar, lo que te consume por mucho que tú no quieras.

Las noticias, como el agua de un manantial, llegan a tus manos en forma de borbotón de negativas y unos cuantos "lo sentimos", que te dejan inicialmente confuso y golpean duro la moral. Sientes la pesada cruz de "escritor frustrado" durante unos cuantos días, puede que durante unas pocas semanas. Esa mala sensación se va quitando y renaces con nuevos bríos. Confías en ti mismo, en lo que te ha salido del corazón, en esa historia que te ha tenido en vilo durante meses y ha cubierto espacios en blanco en noches que se hicieron cortas por la intensidad que pusiste. Recuerdas que muchos célebres autores, gestores de obras universales, también fueron rechazados en su día hasta que vieron la luz y les llegó la fama.

No vas a decaer, no puedes consentirlo, debes hacer algo y lo haces. Comienzas a vivaquear por distintos cauces, por amistades que de alguna manera puedan tener alguna relación con el mundo editorial. Llamas a decenas de lugares y amigos comunes y siempre recibes casi las mismas respuestas: unos admiten que se encuentran con exceso de material; otros, con amabilidad, te abren la puerta, aunque adelantan dos cosas: que vas a tardar en recibir respuesta y te avisan de que te pongas en lo peor, en ese "no" que tarde o temprano te caerá como un balde de aceite hirviendo. Pero tú no pierdes nada, das las gracias y envías el manuscrito a las editoriales que sean necesarias, aunque muchas te ignoran, pero tú sigues, debes seguir, tienes que seguir, porque tu sueño es más fuerte que todas las negativas del mundo.

Esa es la clave: tu perseverancia.

Si tienes fe en tu obra, sigue, no bajes la guardia, recuerda que muchos grandes autores pasaron por el trance de ser rechazados por numerosos editores. La confianza en tu manuscrito ha de ser total. Si es así, puedes estar tranquilo, más temprano que tarde, esa llamada llegará a tu puerta. Algún día podrás ver cumplido tu sueño, que no es otro que el tener entre tus manos un libro: tu novela.

EDITORIAL TRADICIONAL Y AUTOEDICIÓN+

VENTAJAS DE AUTOPUBLICAR TU LIBRO+