Alonso, mi verdadero conquistador

Coleccion Cultiva

ISBN: 978-84-9923-055-9
Nº Páginas: 180 pags
Género: Aventura
Formato papel
15,00 euros (IVA incl.)
Compra en Cultiva Libros sin costes de envío
O buscar en:
Formato Digital(E-book / formato Epub)
8,00 euros (IVA incl.)
Casa del libro
GooglePlay
Apple Ibookstore
Mas de 50 librerias digitales para España, Latinoamérica, Europa, EEUU y Canadá
Ver >>
Autor/es: 

José Vicente Alonso, nacido en Vitoria el 30 de mayo de 1969. Persona extrovertida, a quien sus compañeros del programa han apodado “El fabulista de la Patagonia” por su forma de ver y comentar los avatares de la vida.

Título:
Alonso, mi verdadero conquistador

Este libro es, sobre todo, para adictos al programa Conquistador del fin el mundo 2009. También como recuerdo de los buenos y malos momentos que nos hicieron pasar los concursantes.

Leer un fragmento:

Todo comienza hace cuatro años delante del televisor, viendo un programa de aventureros en Argentina. Su objetivo es llegar a tocar el faro de Les Eclarieurs tras ir pasando una serie de pruebas físicas. Por cierto, el faro que se encuentra en Ushuaia, en medio del canal de Beagle, no es el más austral. Todavía hay uno más al sur que pertenece a Chile.

Todos los lunes por la noche, a las diez, estaba enganchado al televisor para ver las aventuras y desventuras de estos esforzados conquistadores. Los concursantes, diez hombres y diez mujeres, estaban divididos en un principio en dos equipos: los Pumas y los Cóndores y se enfrentaban, no sólo a la dureza de la tierra y el clima, sino también a las diferentes pruebas a las que eran sometidos. Las condiciones de vida eran duras, debiendo soportar frío, hambre y sed. Tanto la condición física como la capacidad de convivir con desconocidos, son fundamentales para sobrevivir a esta aventura.

Allí estaba yo, asistiendo a los avatares de estos personajes cada vez con más ansia y nerviosismo. Algunos eran mis preferidos, he incluso les animaba desde el sofá; otros eran odiosos e, incluso cuando hacían las cosas bien, quería que los eliminaran.

(...)